¿Conoces la importancia de un mobiliario de oficina estéticamente atractivo?

Muchas veces cuando pensamos en el mobiliario de oficina vemos simplemente muebles útiles: una mesa para trabajar, un archivador donde clasificar, una estantería donde guardar, una mampara para dividir… pero la estética y la armonía en el diseño son un punto a tener en cuenta si queremos optimizar nuestros recursos.

Como empresa, debemos tener en cuenta que el mobiliario de oficina forma parte también de la imagen corporativa de nuestro negocio y como tal debe estar en armonía tanto con los elementos arquitectónicos que lo rodean, como con la imagen gráfica corporativa que hemos aceptado y utilizado para dar personalidad visual  a nuestra empresa. Así, si nuestra imagen es dinámica,  fresca, divertida, con colores llamativos… el mobiliario de oficina que utilicemos también debería seguir esa línea y olvidarnos de las tradicionales mesas de caoba y los muebles visualmente pesados.

Por otra parte, las características estéticas de los muebles también pueden convertirse en un elemento diferenciador de las distintos espacios de nuestra oficina. Especialmente, cuando hemos diseñado una planificación diáfana en la que las distintas áreas no están separadas por paredes que delimiten cada zona.

Otro factor importante a la hora de escoger los muebles de nuestras oficinas es la propiedad simbólica que deseamos transmitir con ellos: calidez, innovación, alto standing, sencillez, privacidad, comunidad…Tales propiedades no recaen sobre un mueble en concreto, sino sobre todo el conjunto de mobiliario, así como su distribución. Por ello, aunque puede parecer un sobrecoste, en realidad solicitar un proyecto planificado a profesionales, a medio y largo plazo, es una muy buena inversión.

Diseñar una oficina con una idea anticipada del mensaje simbólico que queremos transmitir a nuestros empleados es muy importante, pues un trabajador que percibe armonía, orden, funcionalidad y confort en los muebles que constituyen su zona de trabajo, está más a gusto, siente menos fatiga y tiene una mayor rentabilidad en su trabajo diario.

Así, a la hora de diseñar nuestras oficinas debemos tener en cuenta diversos valores sobre el mobiliario que vamos a utilizar. Además de su funcionalidad y versatilidad, deberemos valorar que su aspecto estético esté en consonancia con la imagen corporativa que ofrece la empresa, que los muebles reflejen el ambiente que queremos transmitir y que el confort de nuestros empleados se traduzca en una mayor productividad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies